Jab o directo de izquierda y su correcto uso

El jab o directo de izquierda es el golpe más usado en boxeo y muy efectivo si se usa correctamente. Lo podemos utilizar tanto para atacar como para defender y mantener en la distancia a nuestro oponenente

En esta sección aprenderemos a usar el Jab o directo de izquierda de manera correcta y veremos diferentes maneras de entender su ejecución ya que dependiendo de la escuela de boxeo, se recomienda ejecutarlo de una u otra manera. Es bueno conocer todas las formas para tener la capacidad de elegir cual nos funciona mejor

Jabbing

Como ya hemos indicado, el jab o directo de izquierda nos sirve como defensa y ataque. Es el golpe de boxeo que más debe utilizarse en un combate por su rapidez y efectividad. Su correcto uso nos permite mantener en la distancia al oponente, crear huecos en su guardia para ejecutar otros golpes más contundentes y martillear al adversario para no dejarle pensar y así controlar el combate de principio a fin.

El jab es un golpe recto. Su trayectoria va desde la guardia (mano en el pómulo) hasta la cabeza del oponente (el blanco de nuestro ataque) con el codo mirando hacia abajo, evitando que este quede ladeado con lo que perderíamos potencia y abririamos un hueco en nuestra guardia.

El puño debe mantenerse relajado y tensarse justo antes del momento del impacto. EL golpe debe ser seco, no empujando.

La posición del puño en el momento del impacto puede variar dependiendo de la escuela. Normalmente se explica que el puño debe estar con los nudillos mirando hacia abajo, sin embargo hay escuelas que permiten su uso con los nudillos mirando hacia dentro (para evitar que el codo tenga la tendencia de abrirse hacia el exterior). También he oido a veces recomendar que el puño gire totalmente hasta acabar con los nudillos hacia fuera. A mi personalmente me resulta muy efectivo tirar el directo de izquierda con los nudillos mirando al interior.

Para que el golpe resulte más potente debemos extender en su totalidad el brazo que golpea concentrando la fuerza en el puño (que la mano nos pese y lleve toda la inercia).

Recuerda que al lanzar un golpe, ya sea el jab o bien cualquier otro estamos abriendo nuestra guardia y por tanto debemos recoger el brazo lo más rapidamente posible para recomponer nuestra defensa. Además mientras lanzamos este (u otro) golpe debemos cubrirnos con el otro brazo, SIEMPRE. Recuerda: Una mano cubre, la otra pega.

El golpeo debe permitirnos seguir en balance, equilibrados. De esta manera estaremos preparados para lanzar otro golpe o evitaremos caer por haber recibido una contra durante la ejecución

Para completar la formación os recomiendo ver estos videos de donde sacaréis ejemplos visuales y explicaciones con ejemplos:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *